Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Turismo Religioso

Los turistas pueden conocer diferentes costumbres religiosas al descubrir Norte de Santander, desde procesiones, arquitectura de iglesias, capillas y templos hasta diferentes imágenes de veneración popular.

Iglesias de Norte de Santander

Capilla del Niño Huerfanito (Pamplona): Capilla perteneciente al convento de las Hermanas Clarisas. Se venera la imagen del Niño Huerfanito, el cual a pesar de los destrozos que sufrió la capilla, se conservó intacta con una leve inclinación de la cabeza y su mano bendiciendo, cuenta la leyenda, a su propietaria, una de las monjas perteneciente al claustro de las hermanas clarisas.

Iglesia Nuestra Señora del Carmen (Pamplona): Es una de las más antiguas y una joya arquitectónica. Durante las fiestas de la Virgen del Carmen es donde se reúne el gremio de transportadores para venerar a su patrona

Santuario del Señor del Humilladero (Pamplona): La ermita del Señor del Humilladero data de los primeros años después de la fundación, fue en sus inicios sencilla, pequeña y cubierta de paja, enriquecida paulatinamente por sus fieles. De 1605 a 1613 se realizaron los trabajos de albañilería que la convertiría en una iglesia amplia y digna para albergar una de las joyas más valiosas y veneradas por el pueblo pamplonés: la talla del “Santo Cristo del Humilladero” o “Señor del Humilladero”

Parroquia San Luis Gonzaga (Cúcuta):, la parroquia de San Luis, la más antigua del municipio, y que inicialmente estaba dedicada a la evangelización de los indios del valle de Cúcuta. Dentro de su claustro está hospedado un cuadro de la Virgen de Chiquinquirá que data del año 1587. La imagen fue donada por el conquistador Rodrigo de la Parada para afianzar la amistad con el pueblo de indios. 

Otras Devociones



Catedral San José cucuta

Catedral San Jose – Foto por Jonathan Manrique Nossa

La Catedral San Jose es  Patrimonio cultural e histórico de Cúcuta Norte de Santander y también es un orgullo para los cucuteños contar con obras tan perfectas y magnificas como estas en nuestra ciudad.
Su patrono es José de Nazaret, su sacerdote es Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, fue construida en 1870, su estilo es Neoclásico que la hace resaltar de las demás, es una de las hermosas edificaciones que tenemos en nuestra ciudad, en la parte superior de la Catedral contiene unos enormes vitrales importados y esta espectacular obra fue reconstruida luego del acontecimiento del terremoto de 1875.

Jesús Cautivo Ocaña

Creditos Vive Ocaña

Cuenta la tradición envuelta en finísimos tules de leyenda que por los años de 1838 vivía en lugar preciso donde se levanta el santuario de Jesús cautivo la señora Dionisia Lázaro de Navarro, mujer humilde y religiosa, que se dedicaba a la granjería de arepas y hallándose  el segundo domingo del mes de julio lavando el maíz que le serviría para dar cumplimiento a sus obligaciones del siguiente día, hallo entre el un pequeño tejo que alargo a uno de los niños para entretención suya achacándole al mismo al haberlo mezclado con el grano; pero esto ocurrió sucesivamente durante muchos días, y aunque unos se los entregaba a los niños y otros los arrojaba lejos a la huerta, siempre aparecía el mismo tejo revuelto con el maíz.
Al fin, extrañada, se detuvo a observar el misterioso objeto y noto con sorpresa los rasgos Ecce Hommo : La coloco en le humilde oratorio de su casa y prendió ante ella un alampara; comenzó a extenderse la noticia de la bendita aparición, y el divino señor siguió lentamente perfeccionando su forma para dejar de ser la sombra vaga e imprecisa de un principio y convertirse en la estampa inobjetable del redentor, presentado por Pilatos al pueblo judío. Recuerdan los que ya van declinando en el camino de la vida como en su niñez constituía aun acontecimiento visitar la casa de doña Dionisia para ver al señor maniatado por nuestras culpas y los pequeños se subían a la cama a cuya cabecera estaba el altarcito dónde se veneraba a quien desde entonces la voz popular llamo JESUS CAUTIVO.

Nuestras Señora de las Angustias Labateca

A unos cinco kilómetros al oriente de la población de Toledo, existe una fracción llamada Bochagá, primer asiento de la tribu indígena de los Bochagá, y que por estas circunstancias llevó luego el nombre de Pueblo Viejo. Hacia la derecha del camino que hoy conduce a la fracción de Román y lindado con la quebrada llamada Bochagá hay una planada cubierta de pasto y malezas. En el centro de ella existió allá por los años de 1550 un ranchejo o bohío en el que habitaba la indígena de nombre Marí Berbesí y su esposo un buen día la Berbesí bajo a la quebrada a lavar la ropa y algunos cuanto trapos y regresó
alarmada al ranchejo, al notar que en uno de estos se reflejaban con claridad las facciones de un rostro de mujer. Llena de asombro y santa fe. Colocó el lienzo sobre una de las paredes de bahareque del bohío, y allí desde esa memorable y dichosa tarde lo hizo objeto de su adoración y velación constante.
La virgen fue determinándose día a día con mayor claridad y en su derredor en pequeños círculos iban apareciendo las estampas de la divina Pasión a medida que la indígena y la tribu con mayor fe y más fervor la veneraban e imploraban sus favores, los que la milagrosa y santa aparecida con largueza y prontitud les iba concedido.

Semana Santa Pamplona

“El caminar juntos hacia los santuarios y el participar en otras manifestaciones de la piedad popular, también llevando a los hijos o invitando a otros, es en sí mismo un gesto evangelizador por el cual el pueblo cristiano se evangeliza a sí mismo y cumple la vocación misionera de la Iglesia…” (Documento de Aparecida nº 264)

El fervor y la devoción de los habitantes de Pamplona, que se reflejan en la detallada ornamentación que hacen de las figuras religiosas expuestas en las procesiones de Semana Santa, contribuyen a que esta celebración sea una de las más importantes de Colombia. Las festividades de Pamplona se destacan por contar con un espacio dedicado a los niños: la Semana Santa infantil.

Virgen de Belén Salazar

Salazar de las Palmas, tierra donde nació el café en Colombia y que posee un río color verde esmeralda que la rodea, también es tierra privilegiada porque cuenta con la bendición de la Virgen de Belén a quien llaman “la ojona”

Año a año, la alegría y devoción por la Virgen de Belén, se ve reflejado en Salazar de las Palmas, cuando al llegar los meses de enero y septiembre, los feligreses inician con sus festividades para rendir homenaje a la Virgen Morena, patrona de esta bella población de Norte de Santander.

Virgen de Torcoroma Ocaña

En las Montanas de Torcoroma en la región de Ocana, una familia campesina dedicada principalmente al cultivo de canna con el cual fabricaban dulces. La familia estaba conformada por El senor Don Cristobal Melo, su esposa Pascuala Rodríguez y sus dos hijos, Jose y Felipe. Según atestiguan sus contemporáneos, los Melo-Rodriguez eran personas de buenas costumbres y de vida consagrada a la fe cristiana.

Una mañana Don Cristóbal envió a sus hijos a talar un árbol que contara con una madera lo suficientemente buena para tallar la caja o “canoa” con la que fabricaba sus dulces. Los jóvenes se internaron en la montaña y a medida que se adentraban a la espesura del bosque iban marcando los robles que se adecuaban a su propósito, Hasta que encontraron uno que era “portento”, y pese a que era verano, poseía unas fragantes flores encarnadas. Era tal su perfume y porte que desde lejos se podía percibir su presencia.

Entusiasmados con el gran hallazgo, procedieron a talar el árbol. Dada la complicada ubicación del mismo, al cortar su base, la parte principal cayo hacia un barranco. Atardecía y los muchachos resolvieron regresar a casa y comentar el suceso a su padre. Al día siguiente reiniciaron su búsqueda por el árbol apropiado, pero no dando con ninguno que se adecuara a sus fines, determinaron utilizar el ya talado y se dirigieron al lugar donde había caído.

Comenzaron a tallar allí mismo la “canoa” y a poco de dar los primeros hachazos, broto una luz tan intensa que alcanzó a iluminar el frondoso bosque. Al percatare de lo que yacía en medio de las astillas del tronco, el padre sin meditar un segundo, metió las manos en donde su hijo se disponía a dar el próximo hachazo, deteniéndole de golpe. El Padre y su hijos quedaron atónitos al apreciar en el corazón de dicho tronco, la imagen de la Virgen, con las manos juntas y puestas sobre el pecho, con acción del rostro “como dirigido al cielo”, y la cual despedía de sí no sólo una gran luz, sino el aromático olor de todo el árbol, como cuando lo cortaron.

La noticia de la santa aparición se esparció rápidamente por la región de Ocana. Al llegar a oídos del cura y vicario de la ciudad, Pbro. Diego Gabino Quintero, este le pidió a Cristóbal Melo que se presentara con la imagen de la Virgen. Después de examinarla cuidadosamente y de haber escuchado numerosos testimonios que afirmaban la divinidad de la imagen, el cura autorizo que se le rindiera culto privado.